Consejos para una Vida Sana (¡sea cual sea su edad!)

Adoptar hábitos de vida saludables es un paso para tener una «salud de hierro».

Desde la dieta hasta el ejercicio físico, hay varias medidas que se pueden adoptar para que prevalezca el bienestar. La excusa de no tener tiempo para llevar una vida sana hace tiempo que cayó en desuso.

En la vida cotidiana, sin ni siquiera darse cuenta, es posible integrar estrategias para alcanzar el pleno bienestar.

Le damos algunos consejos prácticos para que pueda vivir mejor y más sano.

HIDRATA TU CUERPO

Nuestro cuerpo es un 60% de agua. Para que funcione correctamente, es imprescindible proporcionarle la cantidad de agua necesaria para que todos los órganos funcionen correctamente.

¿Qué puedes hacer?

Si te olvidas de beberla, ten siempre a la vista una botella de agua para que te acuerdes de beberla. Si no te gusta beberlo, aromatiza (añade unas gotas de limón, por ejemplo) u opta por el té, pero nunca añadas azúcar.

HACER EJERCICIO FÍSICO

El ejercicio físico es una parte esencial de un estilo de vida saludable.

Su práctica tiene varios beneficios para la salud: mejora la función cardiovascular y respiratoria, disminuye la masa grasa, aumenta la masa muscular, mejora el sistema inmunológico, retrasa algunos procesos de envejecimiento, entre otros.

¿Qué puedes hacer?

Si crees que no tienes tiempo para hacer ejercicio, cambia el coche o el transporte público por la bicicleta como medio de transporte de casa al trabajo.

Según la Escuela de Medicina de Harvard, montar en bicicleta tiene beneficios en la salud cardiovascular y muscular, y mejora la forma de caminar, el equilibrio y la realización de algunas actividades rutinarias, como una simple subida de escaleras. Además, tiene el valor añadido de ser más económico y proteger el medio ambiente.

ALIVIAR EL ESTRÉS

Entre las prisas de la vida actual y los ajustados plazos del trabajo hay algo que se apodera del cuerpo: el estrés.

Dolores de cabeza, ansiedad, problemas de sueño o intestinales son algunas de las consecuencias.

¿Qué puede hacer al respecto?

Cuando te sientas más ansioso o estresado, intenta calmarte con una técnica utilizada por la acupuntura. Empezando por la muñeca, mide tres dedos. En el punto donde el tercer dedo toca en el centro de la muñeca, aplique presión hasta que sienta una ligera molestia. Masajear suavemente el punto con el pulgar, con un movimiento circular firme, durante unos 2 minutos. Repite la operación en la otra muñeca.

REDUCIR EL CONSUMO DE SAL

Contiene componentes esenciales para el organismo: sodio y cloro. Sin embargo, cuando se consume en exceso, la sal puede traer consecuencias negativas para el organismo.

Es el caso del aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer (como el de estómago), la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares, la sobrecarga de la función renal; o el aumento de la retención de líquidos, con el consiguiente aumento de peso y la aparición de celulitis.

¿Qué puedes hacer?

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria de sal inferior a 5 gramos. Para ello, el Movimiento 2021 aconseja:

reducir el consumo de productos procesados, como caldos, sopas deshidratadas, salsas, comidas enlatadas, aperitivos, productos de charcutería y embutidos

sustituir la sal añadida por hierbas y especias
elegir productos frescos
cocinar verduras con hierbas y ajo
aliñar las ensaladas con zumo de limón o vinagre
no añadir más de 1g de sal por persona.

ANTICIPARSE A LA ENFERMEDAD

La detección precoz de algunas enfermedades, especialmente las oncológicas, es esencial para un tratamiento más eficaz.

¿Qué puedes hacer?

Además de estar atento a cualquier síntoma, es importante acudir a las pruebas de detección. Se trata de «pruebas sencillas que se realizan a una población sana para identificar a las personas que padecen una enfermedad pero que aún no presentan síntomas», según se explica en la página web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

CUIDA TU SALUD MENTAL

Sentirse bien con uno mismo es esencial para tener una buena autoestima y una mayor capacidad para afrontar el estrés, explica la web del Servicio Nacional de Salud británico (NHS). De este modo, se gana en confianza, además de volverse más optimista.

¿Qué puedes hacer?

Aprender cosas nuevas. Haz un curso de cocina, aprende nuevos idiomas, visita galerías o museos sobre algo que te guste.

Publicada el
Categorizado como Salud