El colágeno marino es bueno para los huesos

El colágeno marino corresponde a una más de las tantas variaciones en la que es posible identificar esta proteína que se obtiene en este caso particular de la piel y las escamas de los peces. Gracias a los muchos beneficios de este componente para la salud, es que poco a poco la alternativa de suplementos como Intersa que toman como base estos ingredientes se ha consolidado con gran éxito.

Teniendo en cuenta que en el mercado es posible encontrar colágeno tanto marino como de origen porcino o vacuno, lo cierto es que la variación que hoy nos ocupa parece ser la más efectiva cuando se trata de manejar problemas asociados al sistema óseo.

El colágeno marino y los huesos débiles

El componente estrella de la estructura de nuestros huesos es el colágeno, sin embargo y para nuestro pesar, con el paso de los años el cuerpo disminuye de manera dramática la producción de esta proteína y es entonces cuando se empiezan a presentar una buena serie de problemas que hablan tanto de huesos débiles como desgaste del cartílago, pérdida de la densidad ósea y la tan temida artritis.

Es en este punto cuando las cosas pueden avanzar y hacerse necesario consultar por ejemplo con traumatología, pues en estas condiciones las lesiones del aparato locomotor serán una total constante en la vida de los pacientes. Algo para resaltar es que si bien las personas con problemas óseos causados por falta de colágeno suelen ser adultos mayores, también es posible que gente joven pueda presentar esta problemática.

Ciertamente mientras se trate de colágeno marino hidrolizado se podrán gozar de muchos aportes que podrían traducirse en mejoría, el proceso de hidrolización es esencial para que la proteína disponga de los aminoácidos necesarios para su actuar y que asimismo reúna las condiciones para que se pueda digerir.

Razones para elegir colágeno marino

Una vez se inicia el consumo, se sabe que un plazo de 5 o 6 semanas como máximo se empieza a identificar cambios positivos y teniendo en cuenta que cuando el ser humano alcanza los 20 años la producción de colágeno orgánico empieza a decaer es apropiado reflexionar sobre la posibilidad de incorporar este complemento a la vida diaria.

El gran regalo que nos hace la naturaleza se encuentra casi que esperando a que nosotros empecemos a valorarlo y el colágeno marino desde siempre se ha asociado con cartílagos y huesos, por lo tanto es sano darle la oportunidad de cambiar esos posibles síntomas que puedan estar interfiriendo. Como siempre, la recomendación es prestar gran atención a las normas de bioseguridad al momento de la compra pues con la gran popularidad que este producto a ganado es fácil encontrarse con imitaciones que solo dejaran malos ratos y perdida de dinero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *