Envejeciendo, pero aún activo

Las relaciones interpersonales y sociales permiten que las personas interactúen entre sí y esto es suficiente para adquirir nuevos conocimientos, habilidades y mucha diversión.

Aprenda a mantenerse socialmente activo tras la jubilación y a llevar una vida feliz, tranquila y equilibrada.

Envejecimiento e interacción social

El envejecimiento provoca una serie de cambios y hay que saber adaptarse a ellos de la mejor manera posible. Cuando uno se jubila, tiene que saber cómo adaptarse a la jubilación.

A lo largo de este periodo, la interacción social es fundamental, ya que le permite compartir información y sentimientos, así como comparar perspectivas y pensamientos sobre el cuerpo y la mente que envejecen y lo que significan para usted.

La interacción social regular también tiene muchos beneficios para la salud, como por ejemplo: evita que una persona se deprima, combate la soledad y mejora la capacidad cognitiva de las personas, lo cual es un excelente indicio en la lucha contra el Alzheimer y otras demencias.

Cómo mantenerse socialmente activo después de la jubilación

Para mantenerse socialmente activo después de la jubilación le dejamos algunos consejos:

Voluntario

El voluntariado ofrece muchas oportunidades de ayudar a una comunidad, además de crear nuevas redes sociales y amistades. El voluntariado ofrece varias posibilidades de conocer a diferentes tipos de personas y es una forma de que los jubilados se sientan más realizados y activos.

Si quieres trabajar con niños o adolescentes, puedes participar en programas locales de alfabetización que trabajan para mejorar sus niveles de lectura y aprendizaje. Por otro lado, si quiere asistir y cuidar a los ancianos, la asistencia a las personas mayores les ayuda a realizar sus tareas domésticas, cumplir con las visitas al médico y hacer las compras necesarias para el hogar.

Busca oportunidades de voluntariado en escuelas o instituciones locales y pasa tu tiempo en compañía de los que más te necesitan.

Únase a un centro de la tercera edad

Después de la jubilación, las personas tienden a aislarse y esto puede conducir a la depresión y la soledad. Para evitarlo, inscríbase en un centro de la tercera edad. Estos centros tienen numerosas actividades de ocio y sociales para los jubilados.

Los centros de la tercera edad son esencialmente clubes sociales para personas jubiladas y, por lo general, funcionan sin ánimo de lucro, ya que la mayoría de las veces están gestionados por una organización religiosa o municipal. Estos lugares ofrecen una gran variedad de servicios, como el transporte, la comida y, a veces, el desayuno y la cena. Por otro lado, en estos lugares, los jubilados también pueden hacer ejercicio y aprender nuevas habilidades.

Muchos centros de la tercera edad cuentan con instalaciones polivalentes, mientras que otros sólo disponen de pequeños locales donde se ofrecen comidas e información sanitaria básica. Independientemente de su tamaño, el centro de mayores desempeña un papel fundamental a la hora de facilitar el contacto social y la interacción entre los jubilados.

Encuentre una nueva afición o redescubra una antigua

Por lo general, después de la jubilación, la gente tiene mucho tiempo libre y una buena manera de ocuparlo es encontrar un nuevo pasatiempo o interés o redescubrir uno que puede haber sido olvidado.

Los centros sociales, las asociaciones y los grupos comunitarios suelen ofrecer clases de pintura, canto, escritura y manualidades, entre otras, para mantener a los jubilados entretenidos y activos. También es una buena manera de socializar con otras personas y ampliar sus horizontes.

Por otro lado, cabe destacar que una de las aficiones favoritas de la mayoría de los jubilados es viajar, ya que les permite conocer todos los lugares con los que siempre han soñado. Actualmente, hay cada vez más programas con paquetes de viajes excepcionales y esto hace que el turismo senior esté cada vez más de moda.

Mantenga su mente despierta

Una mente despierta y activa es una mente más feliz y menos susceptible de sufrir pérdidas cognitivas relacionadas con la edad. Si busca nuevas salidas sociales, hay varias oportunidades educativas disponibles que pueden recompensarle con nuevos amigos, contactos y conocimientos.

Hoy en día, hay cada vez más universidades con cursos universitarios para mayores y esto es algo a tener en cuenta. La mayoría de las universidades te permiten auditar las clases, lo que significa que puedes reservar la asistencia y aprender nuevas materias y conocimientos.

También hay que destacar los cursos de educación de los consejos parroquiales locales, que ofrecen la posibilidad de realizar cursos de informática o aprender nuevas habilidades y aficiones.

Diviértete con los juegos

Una de las mejores formas de ocupar la mente y hacer nuevos contactos sociales es jugar a diversos juegos. Independientemente de sus intereses, capacidades físicas o psicológicas, hay varios juegos que puede practicar. Interesarse por una actividad de este tipo le permitirá salir de casa y le ofrece la oportunidad de formar parte de un determinado grupo.

Los juegos que se practican en comunidad permiten estrechar los lazos de amistad y refuerzan la dosis de compañerismo y camaradería entre las personas. Algunos centros de mayores celebran torneos específicos para fomentar el espíritu competitivo.

Si prefiere salir de la ciudad, hay algunas agencias de viajes que organizan excursiones para jubilados a casinos, complejos turísticos o monumentos con comida y alojamiento. También hay muchas actividades deportivas para mayores que pueden practicarse, siendo las más populares en los últimos años el tenis y el golf.

Publicada el
Categorizado como Salud